enes

Publicaciones

Cinco Ideas para Lesionar la Corrupción

Seguridad Profesional; Consultoría de Gestión de Crisis | Professional Security; Crisis Management Consulting

Por: Santiago Urrea

DESCARGAR pdf

Los constantes hechos de corrupción evidenciados en la política latinoamericana ha permeado a gobiernos de diferentes vertientes ideológicas, tanto de derecha como de izquierda. La frecuencia y profundidad del fenómeno ha llegado a ser comprendida como sistémica, o inherente a los patrones de comportamiento social. Las razones son diversas, popularmente se ha aceptado la idea de que obedece, principalmente, a la herencia colonizadora.

Visto así, el panorama luce desalentador ya que la cultura hace parte de la identidad de los ciudadanos frente a su nación y sus pares. Ello indica que lo que ha sido seguirá siendo, porque así somos, y esa es nuestra forma de ser. Es una especie de determinismo social que se usa como justificación ante hechos de corrupción.

No obstante, desde la perspectiva institucionalista el fenómeno es abordado desde un ángulo diferente. Las decisiones humanas se toman fundamentalmente basada en estímulos, algo particularmente cierto en la crianza de menores a través de la dualidad premio-castigo dependiendo de la conducta del niño.

Así pues, los incentivos sociales juegan un rol fundamental ya que facilitan o promueven determinados tipos de conducta. Las conductas a fuerza de repetición llegan a convertirse en hábitos. Los hábitos se integran a la educación y formación de las personas, hasta permear el inconsciente colectivo que define la personalidad de una nación. Dicho de otra manera, no hacemos lo que pensamos, sino que pensamos lo que hacemos. Entonces, ¿cómo podemos cambiar los hábitos de una nación?

La política anticorrupción debe abordarse desde diferentes perspectivas: i) psicológica a través de un ataque frontal a la narrativa de la corrupción, ii) considerar el control e investigación preventiva como eje fundamental de la política punitiva (considerar la corrupción como delito similar a aquellos que afectan la seguridad nacional), iii) dotar a los entes de investigación de los medios humanos y técnicos para aumentar la efectividad de las investigaciones forenses, iv) sensibilización de los resultados: difundir ampliamente los resultados de las investigaciones, y v) imposición de penas efectivas a los crímenes de corrupción pública o privada. A continuación, un breve desarrollo de los puntos enunciados:

 

1 . Psicológica

La justificación o relativización moral de los hechos de corrupción debe ser confrontada con una narrativa qué ilustre el costo de oportunidad social que supone la corrupción. El ciudadano, debe entender cuántas becas, cuántas casas, cuántas vías, cuantos aeropuertos, cuantos medicamentos pierde el país por los hechos de corrupción. El ciudadano debe entender cómo le afecta la corrupción en su día a día. Es fundamental, que como sociedad entendamos, que la honestidad no sólo es lo correcto, sino sobre todo un buen negocio.

 

2. Controles

La cultura de control en nuestro país tiene un enfoque correctivo que resulta, desde un punto de vista costo/eficiente bastante perjudicial. Es vital que el modelo de gestión de riesgos de corrupción de los entes de control se focalice en el acompañamiento continuo a los procesos administrativos altamente susceptibles a eventos de riesgo, principalmente en compras, contrataciones y nómina.

 

3. Recursos humanos y técnicos

Un aspecto importante en la efectividad del control de la corrupción es la idoneidad del personal que efectúa las investigaciones, por tanto, es indispensable fortalecer los mecanismos de atracción de talento y capacitación/entrenamiento; así como, la digitalización y actualización de sistemas de información que faciliten el monitoreo y control en línea.

 

4. Difusión de resultados

Los éxitos obtenidos en la gestión preventiva e investigativa deben ser ampliamente difundidos en medios de comunicación, primero para comunicar la gestión que se realice, y segundo para sensibilizar/concientizar a los funcionarios y ciudadanos acerca de que el marco de control opera y es funcional.

 

5. Administración de Justicia

Es importante que el fallo de la justicia sea proporcional al daño causado. La ponderación como principio rector de las sentencias servirá para evitar la posibilidad de fallos ridículos que  lesionen la imagen de la justicia.  La ponderación debe considerar, en opinión del autor, los siguientes criterios: i) impacto fiscal, ii) atribuciones jerárquicas del funcionario que efectúa el daño, iii) misión de la entidad en donde se realizó el delito (es decir, FFMM, sistema de salud, sistema de educación, administración de justicia, infraestructura pública deben ser tratados con severidad). En síntesis, es evaluar en la sentencia el monto del daño causado, la responsabilidad del culpable, y las funciones que ejecuta la institución/entidad en donde se realiza el ilícito. Aquellas instituciones que operan sobre derechos fundamentales deben ser controladas con mayor rigor.

En resumen, se trata de crear  y fortalecer un marco de control que permita acompañar la función pública con un monitoreo constante que identifique los riesgos/amenazas ex ante y no ex post, que asegure la contratación y entrenamiento del personal en técnicas de investigación modernas y efectivas, que suministre sistemas de información que permita investigar en línea la gestión de los funcionarios, y en última instancia, que facilite que las instituciones públicas puedan ser efectivas en el ejercicio de su objeto social.

Métricas para la Administración de la Seguridad
Ataque Cibernético Global: una batalla que continuaremos luchando por mucho tiempo